¿Cuando elegiste ser feliz?

felicidad

El dia que elegí ser feliz, estaba sola, no había nadie a mi alrededor, no tenía prácticamente nada, porque lo había perdido todo.

Aunque realmente, creo que elegí ser feliz, justo cuando nací, pero luego crecí y creo que poco a poco se me fue olvidando….

Y fui llenando mi vida de cosas, personas, objetivos, proyectos que una vez logrados me darían la felicidad.

Y llegaron a mi vida todas esas cosas que siempre quise, y las personas y los objetivos…

Pero la felicidad era esquiva y nunca la alcanzaba, siempre quedaban más cosas, personas objetivos….hasta que un día emprendí el camino inverso, el de perderlo todo

Y resultó, que fue desde la nada más absoluta, cuando recordé que un día tiempo atrás, yo elegí ser feliz.

Y recordé lo que es ser feliz, ser feliz es fluir con el viento cuando te da en la cara en un dia lluvioso, es mojarte en los charcos cuando toca, sabiendo que acabarás secándote con el sol, es elegir el lado del arcoíris donde los colores los pones tú, rendirte al calor del amor, respirar el frescor del amanecer, cerrar los ojos y escuchar latir tú corazón y…. nunca olvidar, que la vida es un viaje y la felicidad disfrutar de cada instante mientras viajas y que uno desde que nace ya es feliz por dentro.

¿Y tú, cuando elegiste ser feliz? ¿Aún no has empezado a disfrutar de tu viaje?

¿Vas a seguir buscando fuera lo que ya tienes dentro de ti? Tú decides, tú eliges.

 

 

 

Anuncios

Los amarillos

 

amarillos5

Hay un libro de Albert Espinosa que se llama “El mundo amarillo” que habla de los amarillos, él los define como: “Persona especial en nuestra vida a la que acariciamos, abrazamos y con la que dormimos. Marca nuestra vida, y no necesita tiempo ni mantenimiento. Hay 23 en nuestra vida. Las conversaciones con ellos hacen que mejoremos como personas y descubramos nuestras carencias. Son el nuevo eslabón de la amistad”

Cuando este libro me escogió, porque llega un momento en tu vida en que los libros te escogen para que los leas, supe que descubriría en él algo revelador que he podido constatar a lo largo del tiempo.

Hay personas que llegan a tu vida y que durante un solo instante lo transforman todo, lo cambian todo y que cuando se marchan sabes que te han hecho un gran regalo porque ya nunca volverás a ser igual, lo que pasa es que normalmente no les queremos dejar marchar y no entendemos que venían a acariciarnos el alma por tiempo limitado.

Es ese amigo que de pronto se vuelve inseparable, con el que compartes todo un verano, y que cuando vuelves a tu rutina y tu ciudad, nunca vuelves a ver, ese amor que irrumpe en tu vida y con el que te irías a vivir desde que cruzas las primeras palabras, aunque luego se desvanezca.

Qué difícil es soltar, desprenderse, no aferrarse y tomar las cosas como vienen, y sin embargo que fácil es, cuando te das cuenta que la vida y tus amarillos llegan y se marchan así, vivir intensamente cada minuto y disfrutar de cada sonrisa, cada mirada, cada beso, cada rayo de sol, como si fuera el último, porque nunca sabemos realmente si lo será….y si lo fuese habríamos malgastado un tiempo precioso preocupándonos por lo que no podemos controlar ni cambiar.

Nada sucede porque si, nadie se cruza en nuestra vida porque sí, pero dure lo que dure una amistad, un amor, una conversación interesante de bar, un intercambio de impresiones en la parada del autobús, una charla nocturna en un taxi…reconoce el regalo que supone y abre tu corazón para recibirlo.

Y vive, respíralo plenamente, fúndete con la vida…y cuando se marche, despídelo con una sonrisa y guarda el calor que te dió en el corazón.

Agradece que sucediera y recuerda el principio y el durante, el final es lo de menos, el final no cambia lo vivido…por mucho que nos empeñemos muchas veces en empañarlo y sepultarlo.

Lo real, es lo que has sentido mientras los rayos del sol iluminaban tu cara, tu paso por la oscuridad durará lo que tu decidas, y cuanto más te adentres en la oscuridad, más oscuro será el mundo a tu alrededor.

¡Tú decides!

P.D Por cierto, os recomiendo el libro, “El mundo amarillo” es un pequeño tesoro.

El poder de la elección

eleccion

Siempre elegimos, siempre hay una parte, por pequeña que sea, que está en nosotros.

Hasta cuando otros eligen por nosotros está presente nuestra opción de aceptar o no, de elegir que vamos a hacer con lo que nos acaba de suceder.

Elegir te hace libre, eso lo aprendí hace no mucho tiempo.

Cuando algo se acaba, puedo elegir si soltar o si aunque haya terminado yo actuaré como si todavía lo tuviese, reteniendo con mis pensamientos y acciones lo que ya no existe.

Cuando alguien se nos va, puedo elegir si tras el dolor de echarle de menos está mi necesidad de retenerle conmigo para siempre o elijo honrar su recuerdo, guardarle en mi corazón y seguir adelante.

Cuando llega a mi vida una enfermedad, puedo elegir si esa enfermedad será una compañera de viaje que pondré a mi lado y que trataré de abandonar en una parte del camino o si esa enfermedad se convertirá en lo único que soy y marcará si o si mi destino.

Nos enseñan que tenemos que pasar la vida escogiendo y que el peso de esas elecciones es nuestro, las consecuencias, lo que vendrá después, pero no es en absoluto así….elegir nos hace libres, porque en el momento en el que hago mi elección el universo se pone en marcha y se vuelven a abrir infinitas posibilidades que mientras he permanecido indeciso, sin aceptar la situación o sin decidir qué hacer con ella, estaban detenidas, estancadas, esperando a que hiciera el siguiente movimiento.

No es realmente importante lo que elijas si no el hecho de elegir una dirección, de aceptar una situación.

Por qué la vida no es lo que te sucede, sino lo que eliges hacer con lo que te sucede.

Así que empieza a utilizar este maravilloso poder, el poder de la elección, porque tú eres el protagonista de tu propia historia no lo olvides nunca.

El camino del corazón

6c0b2-el-camino-del-corazon

Hoy hace exactamente un año, que soy libre.

Que elegí caminar hacia mis sueños, soltar el último equipaje que me quedaba de una vida que ahora recuerdo tan lejana y difusa que a veces me parece que no ha sido verdad.

Y solo puedo decir, que como no podía ser de otra manera ha sido un año espectacular, no quiero mentir y decir que no haya días en que no siga teniendo miedo, pero el miedo ya no es ese monstruo de dos cabezas que te paraliza e impide avanzar, es más bien un viejo amigo, de esos pesados, de esos un poco grises que forman parte de tu vida pero que por alguna razón sabes que en su justa medida también viene bien de vez en cuando tener a tu lado, aunque solo sea para no hacerle caso.

Hace un año que soy libre y que elegí seguir caminando, avanzando, fluyendo con la vida y aceptando los regalos que me va trayendo, saboreándolos, disfrutándolos al máximo y que siento en todas los poros de mi cuerpo y de mi alma que estoy en el camino correcto.

Este camino hacia la libertad empezó realmente 4 años antes, en el momento en que empecé a deshojar aquella margarita de si y no, que contenía todos los pétalos de lo que era mi vida entonces.

Casi todos los pétalos resultaron ser un no, y ha sido un camino muy duro, pero muy revelador, porque todas esas cosas tenían que marcharse para poder dejar paso a otras nuevas.

Y ese último pétalo fue un trabajo que una vez tanto amé, y en el que tanto construí, pero que ya no me dejaba crecer y en el que había dejado de creer.

Y salté, hacía el aparente vacío, crucé al otro lado….hacia la libertad.

Y un año después, el balance ha sido espectacular, estoy cada día más cerca de vivir de lo que verdad me apasiona, de vivir mi sueño, sigo teniendo muchos más sueños, han llegado a mi vida personas extraordinarias, he llorado, he reído, he vibrado, he amado, me han amado, he escuchado, me han escuchado, he bailado hasta el amanecer, he dormido hasta el atardecer, he soñado con la luna y he brillado con el sol de cada nuevo día.

Ha sido un año de plenitud y de crecimiento, de estar viva, ¡de ser yo en estado puro!

Por eso, te digo sin dudar, que escuches tu corazón, a veces te habla muy bajito porque hay mucho ruido en tu cabeza, pero siempre te dice la verdad y te lleva por el camino correcto, aunque no sea el camino más fácil, aunque no sea el camino que los demás hayan elegido, aunque no sean el que los demás esperan de ti, aunque debas recorrerlo solo, aunque esté lleno de obstáculos, aunque tengas que dejar a un lado cosas y personas, aunque parezca que a veces caminas por calles oscuras, la luz que hay al final…. te hará brillar.

Escucha tu corazón y elige ser libre, que el miedo, si tiene que estar, sea ese amigo un poco pesado, pero NO, el que decida tu destino, elige arriesgar, elige estar vivo, brillar, fluir….que el premio, eres TÚ.

 

“Cuando el corazón habla es de mala educación, que la razón le contradiga”

Milan Kundera

 

No dejes que las etiquetas decidan por tí

imagesCA5L0TXZ

Somos mucho más de lo que los demás deciden que seamos

Cuántas veces en la vida nos vemos obligados a ser y actuar exactamente de acuerdo a lo que los demás esperan que seamos.

Cada vez que nos sucede algo, el resto del mundo nos juzga, nos etiqueta de alguna manera y es muy difícil no caer en la tentación de ser lo que los demás esperan, lo que los demás deciden, renunciando por tanto a lo que nosotros habríamos elegido ser o sentir.

Nos sucede algo y pasamos a ser el pobrecito, la persona que no tiene recursos para gestionar lo que nos ha pasado, la persona desvalida, débil, triste, inmóvil, presa de sus circunstancias.

Y es a veces tentador dejarnos caer en esas etiquetas abandonarnos sin más….

Pero si dejamos de ser responsables de nuestra propia situación y les regalamos nuestro poder, no podremos avanzar.

Con ese movimiento, con ese ceder nuestro poder, estamos regalando y poniendo en manos de otros la oportunidad que tenemos de transformarnos en lo que queramos, de decidir qué hacer con nuestra vida.

Por eso te animo, a que la próxima vez que te suceda algo ,no te dejes llevar por lo que los demás opinan de ti, que no te dejes arrastrar por lo que se supone que deberías sentir, por como deberías actuar.

Párate un instante, Recupera tu centro, tu poder, tu esencia y siéntete como te quieras sentir, actúa como quieras actuar, y sé libre.

Libre como el viento, bate tus alas, y permítete gestionar las cosas tal y como desees.

¿Por qué tendrías que ser fuerte, víctima, pobrecito, estar triste o alegre, deprimido, eufórico o agradecido?

Solo desde tu centro u ejerciendo tu libertad sin estar sujeto a nada más que ser fiel a ti mismo podrás comenzar a transformar tu vida.

Y a partir de ese momento en que coges las riendas de tu situación, empieza un camino que solo puede llevarte hacia adelante, porque solamente tú, eres el arquitecto de tu propia vida.

Que los demás te acompañen en el camino, pero que no elijan tu camino en función de sus etiquetas.

¡Decide ser libre!

¡Feliz viaje!

Transformando lo imposible

Minientrada

¿¿¿ LO IMPOSIBLE???

Como no podía ser de otra forma el primer post de este blog, va a hablar sobre lo imposible,¿ y que es algo imposible?, es algo a lo que nuestra mente ha puesto una etiqueta mental, nada más que eso, una palabra tan vacía o tan llena de contenido y de verdad, como tú quieras, como tu elijas.

La vida está llena de ejemplos de cosas que aparentemente tildamos como imposibles y que luego se volvieron realidad, y es que entre algo posible y algo imposible hay una distancia muy corta.

Una distancia que tiene que ver con nosotros mismos y con lo que elijamos hacer, con lo que elijamos creer.

Tanto si crees que algo es posible,como si crees que no lo es, tienes razón, todo es cuestión de que lugar elijas colocarte.

Hay una frase que me gusta mucho y que suele venir a mi memoria de vez en cuando que dice: “No digas es imposible, di, no lo he hecho todavía”

De forma que si quieres, te invito a transformar lo imposible en algo posible, en cambiar esa etiqueta por otra que sea mucho más retadora.

Para que cuando mires atrás puedas decir, es verdad que no hay nada imposible, nada que no pueda conseguir.

Para que cuando mires el camino recorrido, veas todo lo que dejaste atrás, estando profundamente agradecido a cada piedra del camino, pero que veas que el camino continúa y el único límite es el que tú te pongas.

¿Y por qué transformando y no otra palabra?, porque transformar es cambiar algo, modelándolo, reconociendo lo bueno que tiene y dándole poco a poco la forma que queremos que tenga, no es partir de cero, es partir de todo lo que tenemos y que nos será muy valioso e ir añadiendo, aligerando, modelando, compensando….pero sin perder la esencia, ese impulso que hizo que quisiéramos transformarlo en algo más valioso, mejor, evolucionado.

La transformación más espectacular que para mí se produce en la naturaleza es la de la metamorfosis de oruga a mariposa….pero nunca olvido que la mariposa por muy bella que sea, conserva en su esencia, en su ADN la parte de oruga que nunca dejará de ser.

La mariposa siempre tendrá que agradecer su pasado de oruga porque sin haber sido oruga, nunca habría podido llegar hasta la mariposa de bellos colores en que más tarde se convertirá.

Del mismo modo nuestra vida transcurre así, no somos lo que nos sucede sino lo que hacemos con lo nos sucede.

Y ahí es donde elegimos transformar algo aparentemente imposible en lo que nosotros queramos.

Siempre elegimos, puede que haya cosas que nos vengan impuestas, es verdad, que lleguen a nuestra vida sin que las tuviéramos previsto, pero justo un instante después de que sucedan o  de que lleguen, el qué hacer con ellas es decisión nuestra.

Por pesadas que sean las cargas, por difícil que nos parezca el camino que se abre ante nuestros pies, por mucho que echemos de menos a quien hemos perdido, lo que un dia tuvimos, lo que pudo haber sido y nunca fue, alguien a quien amamos muchísimo y no llegó si quiera a nacer, por muy pesada que sea la carga de la enfermedad que vivimos, siempre elegimos que vamos a hacer con todo eso, cuál va a  ser el paso que daremos al día siguiente, cual va ser la primera palabra que vendrá a nuestra mente al despertar.

Si quieres cambiar, cambia, si quieres mejorar, mejora….no te pierdas en excusas de que las cosas no dependen de ti, siempre hay algo que puedes hacer para llegar hacia dónde quieres llegar.

Porque el dolor , el miedo, la tristeza… también se pueden transformar, todo es cuestión de  que saques de tu interior la elección de cambiarlos, de trascenderlos y de que esas experiencias te ayuden a ir hacia adelante y a sacar la mejor versión de ti mismo.

¿Me dejas que te acompañe en este viaje?