Vulnerable

 

DSCN2005

Mirarte a los ojos y que descubras que tengo miedo,

Deja escapar mis lágrimas delante de ti…

Decirte que no conozco todas las respuestas,

Hacer mil preguntas sin temor a parecer tonta,

Caminar de tu mano cuando me sienta perdida,

Pedirte que me abraces fuerte los días de lluvia,

Pedirte ayuda cuando necesite que me ayuden,

Pedir que me acompañes a brillar en los días de sol,

Pedirte que me arropes cuando sienta frío,

No tener que fingir nunca lo que no sienta,

Eso es para mí, ser vulnerable, y así quiero ser siempre…

Como esa niña de ojos brillantes que cuando enferma, abraza fuerte a su madre buscando su calor, sentirse a salvo, porque aún no ha aprendido (y ojalá no aprenda nunca) a ocultarse, a no mostrar su vulnerabilidad, su fragilidad.

No quiero corazas, sentirme sola cuando no lo estoy, hacerme la fuerte cuando no lo soy…quiero ser humana, frágil, temblar…y buscar el abrigo y consuelo de alguien exactamente igual que yo, igual de humano, frágil y vulnerable…..

Que fácil sería todo si no tuviéramos tanto miedo a mostrarnos….

Anuncios

¿A qué tienes miedo?

DSCN5662

¿A qué tienes miedo?

Tengo miedo a que me hagan daño…si te suena esta respuesta…sigue leyendo.

Tenemos miedo a que nos hagan daño, ya ves, que ironia y en cambio no nos da ningún miedo hacernos daño a nosotros mismos, porque ese daño es invisible, estamos tan acostumbrados a él que ni siquiera lo notamos, es un daño que pensamos que nos sale gratis, que no cuenta.

Para que los demás no nos hagan un supuesto daño, mejor me hago daño yo mismo, dejando de ser yo, de mostrar lo que quiero, de decir a quien amo que lo amo, digo no cuando quiero decir sí y viceversa, me olvido de mí, dejo de escucharme, de sentir, de permitirme, de soñar, de vivir en definitiva.

Es verdad, es mucho mejor machacarse uno mismo que dejar que otros lo hagan, porque si me abro al mundo y soy yo…los demás seguro que me hacen daño…lo de ahí fuera es un mundo hostil….o no?

Mejor me hago daño yo por anticipado, de ese que ya ni me entero…aunque mi alma lo note, aunque mi corazón llore en silencio y me suplique que pare….

Pero y si lo de ahí fuera no es tan malo,¿ y si resultase que alguna vez, solo alguna vez, permitirme salir y ser yo, tuviera como premio ser feliz? Puede que no sea la felicidad eterna, pero si pequeños instantes de esos que al final van tejiendo la vida y llenándola de luz.

Es verdad que tal vez alguien me haga daño….tal vez…pero por lo menos mi alma y mi corazón estarán intactos para poder hacer borrón y cuenta nueva y volver a salir a buscar el sol.

 

 

Volver a casa

Bienvenido a casa

No voy a mentirte.

No te voy a decir que el camino de vuelta a casa es fácil, porque no lo es.

No voy a decirte que mirar hacia dentro es fácil porque no lo es.

No voy a prometerte que no va a dolerte.

No puedo decirte que no habrá días en los que sentirás que el cielo se te ha desplomado encima y llevas todo ese peso sobre tus hombros.

No te mentiré, te sentirás solo, tremendamente solo, sin nadie a tu lado que te comprenda, que te de la mano, sin nadie que te abrace en los días más grises.

Y querrás abandonar muchas veces….

Pero sí te digo, que de pronto un día….escuchas como un crujidito interno….…respiras hondo y sientes que tu corazón comienza a acelerarse, y notas como un aleteo ahí dentro que no sabes reconocer… y de repente, la luz del sol te parece distinta, miras al cielo y te parece descubrir su azul intenso por primera vez.

Y te ves distinto en el espejo, te respiras distinto, tu mirada es distinta y no sabes lo que ha cambiado, tus pensamientos se han detenido, ya no hay ruido, solo silencio y paz.

Te sientes ligero, con la sensación de que si quisieras…podrías volar…casi sientes unas alas invisibles en tu espalda desplegándose y sientes que te rodea un inmenso amor y una inmensa luz.

Y entonces, de pronto, sonríes y lo sabes….

Sabes, que por fin, estás en casa y, que no hacía falta buscar nada fuera….

Todo, absolutamente todo, estaba dentro de ti….solo había que mirar con otros ojos.

Bienvenido a casa.

Déjate a la voluntad del sol

file2591348110135

Este fin de semana ha sido muy especial en mi vida, y he recibido un regalo maravilloso en forma de un libro que recomiendo a todos:

“Mas alto que el aire” de Javier Expósito Lorenzo

El libro es bello de principio a fin y no me he podido resistir a compartiros un pasaje:

“Dejaté a la voluntad el sol”

“¿Alguna vez confiaste en ti mismo? Y no me digas claro, cuando conseguí esto, y esto, y luego esto otro…

No, no me digas eso. Te pregunto si alguna vez has confiado tanto en ti mismo que te has dejado. Sí, si te has dejado a la deriva, sin desear, en el punto justo donde las mareas no abruman, donde los vientos no soplan, y allí, como un bote de madera, te has rendido a las corrientes submarinas, aquellas que susurran conjuros de plancton sobre la madera de tus remos y, dormido, bajo el cielo estrellado, el bamboleo de las arrugas del mar te ha mecido alguna vez, ajeno a todo cuanto no fuera ese momento, chapoteo de peces al fondo y tu mirada perdida en el índigo al traspasar velos de luz y conectar con galaxias lejanas solo con mirar al alto.

Quien confía en si mismo no teme la caída de la noche, no teme lo que le traiga el dia siguiente, pues cuando el primer rayo de sol toque su cabello, sabrá cual es la voluntad del sol.”

Espero que lo hayáis disfrutado tanto como yo y que elijáis probar a dejaros a la voluntad del sol….

¿Cuando elegiste ser feliz?

felicidad

El dia que elegí ser feliz, estaba sola, no había nadie a mi alrededor, no tenía prácticamente nada, porque lo había perdido todo.

Aunque realmente, creo que elegí ser feliz, justo cuando nací, pero luego crecí y creo que poco a poco se me fue olvidando….

Y fui llenando mi vida de cosas, personas, objetivos, proyectos que una vez logrados me darían la felicidad.

Y llegaron a mi vida todas esas cosas que siempre quise, y las personas y los objetivos…

Pero la felicidad era esquiva y nunca la alcanzaba, siempre quedaban más cosas, personas objetivos….hasta que un día emprendí el camino inverso, el de perderlo todo

Y resultó, que fue desde la nada más absoluta, cuando recordé que un día tiempo atrás, yo elegí ser feliz.

Y recordé lo que es ser feliz, ser feliz es fluir con el viento cuando te da en la cara en un dia lluvioso, es mojarte en los charcos cuando toca, sabiendo que acabarás secándote con el sol, es elegir el lado del arcoíris donde los colores los pones tú, rendirte al calor del amor, respirar el frescor del amanecer, cerrar los ojos y escuchar latir tú corazón y…. nunca olvidar, que la vida es un viaje y la felicidad disfrutar de cada instante mientras viajas y que uno desde que nace ya es feliz por dentro.

¿Y tú, cuando elegiste ser feliz? ¿Aún no has empezado a disfrutar de tu viaje?

¿Vas a seguir buscando fuera lo que ya tienes dentro de ti? Tú decides, tú eliges.

 

 

 

El dios de las pequeñas cosas

Imagen

El poder de lo insignificante, de valorar un gesto, un intercambio de sonrisas, los abrazos, la palabra cálida de un desconocido, de perderse en una mirada que en un solo instante te lo dice todo.

Quiero mecerme en la luz del amanecer, que cuando abra los ojos medio adormilada, los rayos de ese sol que acaba de nacer me tejan una cuna de rayos dorados y me canten una nana, mientras agradezco que tengo un nuevo día por delante.

Quiero aspirar el olor del verde, del césped recién cortado y sentir como las diminutas gotitas de agua me mojan las plantas de los pies cuando camino sobre él.

Quiero caminar descalza sobre la arena de una playa sin fin, y dibujar círculos infinitos con los dedos de los pies, mientras siento como la arena se va calentando acariciada por el sol.

Quiero recordar cómo te enredabas en mi pelo y el sabor de aquellos besos tan dulces de madrugada.

Quiero releer una y otra vez todas esas viejas cartas que me escribiste cuando me querías, porque aunque ya no me quieras todo eso sigue en mí, esa historia que escribimos entre los dos aunque es pasado formará parte de mí para siempre.

Quiero ver todas las viejas fotos en las que están todas las personas que tanto amé y que me contemplan ahora desde las estrellas, esperando que algún día vuelva a reunirme con ellas.

Quiero recordar la playa perdida en la me sentí libre de nuevo mientras contemplaba aquella puesta de sol.

Quiero contemplar esa amapola que cada primavera vuelve a florecer salvaje y delicada en algún recóndito lugar para demostrarme que la belleza, está siempre ahí para mí cuando me permito descubrirla.

Quiero decirle a toda la gente que quiero que la quiero sin tener que esperar a que sea demasiado tarde.

Quiero perderme en el bosque, arropada por la magia de los árboles y sentir como la luz y la oscuridad juegan al escondite entre sus hojas.

Quiero cerrar los ojos y sentir toda la vida que hay en mí,respirar con el corazón, rebosar de amor, reconocer la divinidad que habita en mí, y sentir que en este instante me invaden una paz y felicidad absolutas.

Al margen de lo que pase en el instante siguiente, de lo que esté viviendo en este momento, de lo que me vaya a suceder, por este instante tengo el poder absoluto sobre mi vida, sobre el aquí y el ahora, y me permito sentir y ser inmensamente feliz, estoy en paz, soy luz, soy perfecta y nada más importa.

Y con ese poder y esa fuerza, sé que seré capaz de cualquier cosa.

¿Y tú? ¿Cómo te quieres sentir?¿qué es lo que quieres?

¿Quieres probar a ver y sentir tu dios particular de las pequeñas cosas? ¿O acaso la vida no está tejida justo de esos pequeños instantes y esas pequeñas cosas, que solo por unos instantes te hacen sentir maravillosamente conectado a la felicidad que habita en ti…..?

Recuerda que siempre puedes regresar a ese lugar donde habita tu dios de las pequeñas cosas, a coger fuerzas para afrontar lo que sea.

¿Pruebas y me lo cuentas?

Los amarillos

 

amarillos5

Hay un libro de Albert Espinosa que se llama “El mundo amarillo” que habla de los amarillos, él los define como: “Persona especial en nuestra vida a la que acariciamos, abrazamos y con la que dormimos. Marca nuestra vida, y no necesita tiempo ni mantenimiento. Hay 23 en nuestra vida. Las conversaciones con ellos hacen que mejoremos como personas y descubramos nuestras carencias. Son el nuevo eslabón de la amistad”

Cuando este libro me escogió, porque llega un momento en tu vida en que los libros te escogen para que los leas, supe que descubriría en él algo revelador que he podido constatar a lo largo del tiempo.

Hay personas que llegan a tu vida y que durante un solo instante lo transforman todo, lo cambian todo y que cuando se marchan sabes que te han hecho un gran regalo porque ya nunca volverás a ser igual, lo que pasa es que normalmente no les queremos dejar marchar y no entendemos que venían a acariciarnos el alma por tiempo limitado.

Es ese amigo que de pronto se vuelve inseparable, con el que compartes todo un verano, y que cuando vuelves a tu rutina y tu ciudad, nunca vuelves a ver, ese amor que irrumpe en tu vida y con el que te irías a vivir desde que cruzas las primeras palabras, aunque luego se desvanezca.

Qué difícil es soltar, desprenderse, no aferrarse y tomar las cosas como vienen, y sin embargo que fácil es, cuando te das cuenta que la vida y tus amarillos llegan y se marchan así, vivir intensamente cada minuto y disfrutar de cada sonrisa, cada mirada, cada beso, cada rayo de sol, como si fuera el último, porque nunca sabemos realmente si lo será….y si lo fuese habríamos malgastado un tiempo precioso preocupándonos por lo que no podemos controlar ni cambiar.

Nada sucede porque si, nadie se cruza en nuestra vida porque sí, pero dure lo que dure una amistad, un amor, una conversación interesante de bar, un intercambio de impresiones en la parada del autobús, una charla nocturna en un taxi…reconoce el regalo que supone y abre tu corazón para recibirlo.

Y vive, respíralo plenamente, fúndete con la vida…y cuando se marche, despídelo con una sonrisa y guarda el calor que te dió en el corazón.

Agradece que sucediera y recuerda el principio y el durante, el final es lo de menos, el final no cambia lo vivido…por mucho que nos empeñemos muchas veces en empañarlo y sepultarlo.

Lo real, es lo que has sentido mientras los rayos del sol iluminaban tu cara, tu paso por la oscuridad durará lo que tu decidas, y cuanto más te adentres en la oscuridad, más oscuro será el mundo a tu alrededor.

¡Tú decides!

P.D Por cierto, os recomiendo el libro, “El mundo amarillo” es un pequeño tesoro.

Y llega la primavera…

Primavera

Y llega la primavera…..

Y el amor se ha marchado, pero sin embargo una parte siempre estará y formará parte de mí.

Guardo ese calor en el corazón  y me dará fuerzas para seguir caminando, hacia adelante, siempre hacia adelante….y he ganado mucho más de lo que podía haber perdido, y he vibrado y he sentido y sin duda, solo puedo decir que ha sido precioso.

Y he sido fiel a mí misma, a lo que sentía y a mi elección, y acepté mi regalo del universo, lo tomé entre mis manos, lo acuné, lo cuidé, lo acaricié y le di mi aliento, fui consciente de cada paso y he sido inmensamente feliz, plena, libre y sobre todo yo, yo, en estado puro.

Y llegó el final, que no deja de ser otro principio.

Y me envuelve la gratitud por lo vivido y lo sentido, por la brisa que acariciaba mi pelo, por las olas del mar, por la certeza de que siempre vuelve a amanecer y el privilegio de sentir que alguien se acercó y me tocó el alma, aunque no viniera para quedarse.

Aprendí lo que tocaba, crecí lo que necesitaba mi espíritu y ahora toca remontar el vuelo, volver a batir mis alas para coronar una nueva cima.

Y ojalá que todos mis finales, sean tan hermosos como este y me dejen tras las lágrimas tanta paz.

Y llega la primavera…y el amor se ha marchado…pero si embargo sigo teniendo el corazón a rebosar.

Y por loco que parezca, sigo siendo inmensamente feliz.

Gracias, Gracias, Gracias

Hace tiempo….

imagesCA9FXHG2

Hace tiempo que vengo a susurrarte en sueños, que estoy bien, que soy feliz, que tengo paz.

Que aquí donde vivo ahora todo es luz, que sigo cerca de ti, pero desde otro lugar.

Hace tiempo que te acaricio en sueños, que te sonrío, que te digo que estoy bien y que tienes que dejarme marchar, que tienes que seguir tu vida, que tu vida no se acabó conmigo.

Hace tiempo que intento que te duela menos que no esté.

Pero tú no me ayudas, no me escuchas, no quieres dejarme marchar.

Pero yo ya me he ido, ya no estoy.

No voy a volver, al menos no, como tú quisieras….

Hace tanto sol fuera de esa oscuridad en la que vives, hay tanta luz en las pequeñas cosas de siempre, las que siguen ahí….hay todo un mundo que te espera ahí fuera.

Yo solo quiero que vivas, que seas feliz, que me lleves en el corazón, que te quedes con todo lo bonito que compartimos, que echarme de menos no te pese de más.

Por elegir vivir, ser feliz y avanzar…. no me vas a olvidar, no me vas a traicionar, no vas a hacer nada que yo no quisiera que hicieras, nada, que si tú te hubieras marchado, no querrías que hiciera yo.

Sé que duele, duele mucho….te veo llorar….pero pasará, tiene que pasar, soy yo el que me he marchado… era mi momento, aunque no lo entiendas, aunque nadie lo entienda….

Si hay algo que crees que no me dijiste, que no hiciste, que eso no te atormente, ahora puedo leer tu corazón, ya lo sé todo, aunque no me lo dijeras lo he entendido todo, lo bueno y lo malo, no queda nada pendiente, yo solo tengo paz.

Tú sigues teniendo el regalo maravilloso de la vida….tienes que aprovecharla, saborear cada instante, cada segundo, sentir como el sol calienta tu cara, tienes que dejar que te quieran, querer a los tuyos, seguir creciendo, aprendiendo, avanzando, curando, perdonando, tienes que vivir intensamente muchas experiencias nuevas, tantas cosas por hacer….para que un día…puedas contarme todas las maravillas que has vivido cuando nos reencontremos más allá del horizonte….

Esta noche volveré a susurrarte en sueños…. ¿esta vez me vas a escuchar?

Amar de verdad

 

images

Ganar o perder,

Si perdiste algo es porque alguna vez lo ganaste, porque alguna vez fue tuyo y lo disfrutaste, lo respiraste, lo saboreaste, lo viviste y si te duele perderlo es porque lo valorabas, pero tal vez ya había cumplido su función y era el momento de dejarlo marchar.

Que duro es dejar marchar las personas que amas, aun cuando en el fondo de tu alma sabes que ya no te pertenecen, que ya cumplieron su función, que te ayudaron a recorrer parte del camino, pero ya no te dejan crecer, avanzar…y en algunos casos tal vez que eres tú la que les estas limitando la que no les dejas crecer.

El mayor acto de amor que puedes tener por alguien, es dejarle marchar cuando ya no sumas a su lado, cuando la felicidad ya no es de dos, el mayor regalo que te puede hacer alguien que de verdad te ama es dejarte marchar, si ya no puedes recorrer tu camino junto a él.

Y que pocas veces, seamos honestos, amamos de verdad, de esa manera incondicional, no por interés, no por egoísmo, por protección, por seguridad, por buscar en otro lo que nos falta, no por lo que recibo del otro.

Y como desde un sentimiento que llamamos amor, pero que es interesado, retenemos, chantajeamos, y nos condenamos en plural a una infelicidad, un conformarse con vivir a medias, descubriendo que nos falta brillo en la mirada pero queriendo mirar para otro lado.

Qué difícil es mirarse a los ojos, con valentía y decirse, ya no existe esa magia, te amo pero te dejo libre, te dejo marchar, elijo ser feliz y que seas feliz…..y si la vida nos vuelve a reencontrar será maravilloso, pero si no es así, agradezco todo lo vivido, todo lo aprendido y no cambiaría ni una coma, ni un segundo de la historia que hemos escrito, pero aquí termina y empieza un camino nuevo.

Es difícil, pero no imposible, es duro pero no mortal, duele pero no mata…..y al final la pérdida, la superarás, echarás de menos a ese alguien que un dia lo fue todo, pero el amor seguirá intacto y multiplicado, porque a esa persona la querrás toda la vida, desde otro lugar, pero tu corazón seguirá rebosante de amor, de amor del bueno, para volver a amar.

Amar de verdad…. ¿lo intentamos?