Unidad

 

 

images (6)

 

Ya viene el tiempo en que la separación, la dualidad queda trascendida, ya no existe la luz y la oscuridad, todo es uno, unidad perfecta, envuelta en una luz brillante, como siempre fue, como se manifestó en el principio de los tiempos.

Ha sido un camino muy largo este de transitar, de aprender de integrar luces y sombras, de solo querer ser mecidos por la luz de lo celeste, olvidando que en las sombras estaba guardada una parte importante e imprescindible de la luz, sin la cual no podíamos llegar a casa.

Cuanto tiempo evitando adentrarnos en lo más profundo de nuestra alma, en ese espacio que nos daba miedo de nosotros mismos para ver finalmente que bajo las capas de tanto miedo y dolor solo hay amor y una luz más brillante si cabe que la que percibíamos que nos llegaba desde el exterior y a la que tratábamos de aferrarnos.

Y ahora al fin, se respira Unidad, las palabras que separan han perdido su significado, la luz de los nuevos tiempos es luz de Unidad, en armonía perfecta, con la fórmula perfecta entre sombra y luz, lo engloba todo, porque la verdadera luz nunca estuvo separada, siempre lo fue TODO, fuimos nosotros los que elegimos mirar para otro lado.

Respiremos la unidad y la luz unificada de estos nuevos tiempos en los que el amor y la gratitud están instalados en nuestro corazón para expandirse a todos los seres de este planeta, sin juicios, sin temores, perdonando todo lo que una vez creímos que nos hicieron o que nosotros hicimos, conectando con la pureza de nuestro corazón y con ese niño que somos en esencia que mira todo con los ojos del amor, que reconoce en cada cosa la pura luz, para descubrir que no había ningún lugar al que regresar, porque siempre hemos estado en casa.

Amaté, aceptaté, reconócete como el ser completo y divino que eres, para después poder amarlo todo, para sentir que eres uno, con el Universo, con TODO.

No hay separación, solo Unidad y sincronía perfectas.

Namasté

Sandra

Anuncios

Resignación Aceptación,Rendición…..

resign

Resignarse es ver como la vida o las situaciones pasan por nosotros y quedarnos anclados en el pasado, en el ojalá hubiera sido de otra forma, ojalá pudiera regresar a aquel momento, actuar distinto, decidir distinto, resignarse es conformarse con la pérdida, con el dolor, con el suceso pero desde la negación.

Me resigno y pienso que al hacerlo algo cambiará pero por dentro sigo en lucha, sigo sin paz.

La resignación me inmoviliza, no hay acción posible desde ese estado.

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma, decía Carl Jung.

La aceptación, al contrario de lo que pensamos es lo que posibilita que las cosas cambien y se transformen, y ¿qué es aceptar?

Aceptar, es abrazar lo sucedido y acunarlo, atravesar las emociones, sentir lo que he perdido, no escapar de lo que me toca vivir, mirar al miedo a los ojos y decirle: De acuerdo, estamos juntos en esto, caminar de la mano del dolor…..

Aceptar, es cuando de pronto un día, te miras al espejo y solo ves la realidad de lo que hay, puro presente, sin fantasmas pasados, ni quimeras futuras, abrazar esa imagen que te devuelve el espejo y sonreír porque al margen de lo sucedido, tú estás y eres aquí y ahora, y en ese instante te reconoces listo y libre para avanzar.

Cuando aceptas ya no estás en lucha, y entonces el Universo entiende que estás preparado de nuevo para la acción y te trae nuevas cosas y de nuevo todo lo que parecía estancado se pone en movimiento.

Y por último está la rendición, que es cuando te pones en manos del Universo con la total y absoluta certeza, de que cualquier cosa que suceda será perfecta, sin expectativas, sin apegos.

Ya dejas de juzgar si lo que ocurre o lo que vives es “bueno” o “malo”, esas etiquetas dejan de tener significado, todo lo que ocurre es absolutamente perfecto y es justo lo que debes vivir y transitar.

Fluyes con la vida sin ningún tipo de juicio, viviendo en confianza plena.

Y sorprendentemente en el estado de rendición todo lo que te sucede es absolutamente maravilloso.

¿En qué parte del camino estás tú?

Sí…ya lo sé…

transformando lo imposible

“Sólo imagina lo precioso que podría ser arriesgarse y que todo salga bien”

Mario Benedetti

Si, ya lo sé…que es bonito leer la frase de arriba y sorprenderte sonriendo, imaginando que eso que sueñas (hace mas tiempo del que quisieras recordar), se hiciera realidad.

Si ya lo sé…que te han educado pensando, que los sueños, sueños son…que la vida es una lucha continua, que todo cuesta un sacrificio infinito….que de sueños no se vive….

Sí ya lo sé…que cada vez que quieres salir a respirar o a sentir la luz del sol y te quedas embobado imaginando como sería tu mundo si te atrevieses a hacer algún pequeño cambio, alguien te recuerda inmediatamente, que todo está tan mal…que de sueños no se come.

Si, ya lo sé….pero podrías recordar los momentos más felices de tu vida, ¿fueron tal vez en alguna ocasión los más inesperados? ¿fueron tal vez los que menos costaron? ¿fueron tal vez las decisiones más surgidas desde el corazón?

¿Has probado alguna vez a dejar de intentar controlarlo todo? ¿Has entendido ya, que quizá nunca controlamos nada? ¿Qué cuanto más soltamos más fácil fluye todo?

Es más fácil ser esclavo de las circunstancias, que ser libre, elegir voluntariamente seguir encadenado a las cosas que ya no queremos para nosotros es un ejercicio de libertad como otro cualquiera, pero siempre está la opción de arriesgarse, de cruzar al otro lado…de ponerse a caminar hacia tus sueños, hacia la vida que quieres vivir, lo que quieres para ti.

Si ya lo sé….ya sé lo que me vas a decir…que no es fácil…yo te puedo decir que has hecho cosas veinte mil veces más difíciles en tu vida, cosas que sabías que no te iban a llevar a donde querías, obligaciones, sacrificios, renuncias…..y aun así recorriste esos caminos.

Imagina como sería recorrer el camino hacia lo que de verdad quieres para ti….de verdad piensas que sería mucho más difícil.

Yo te invito a salir ahí fuera y escuchar tu corazón, sentir la fuerza del sol en tu piel, sonreír y comenzar a caminar, pasito a pasito, despacito, sin prisa pero sin pausa….que al final del camino el premio eres tú.

Aquí y ahora, aquí y ahora….

Bosque

Aquí y ahora

Aquí y ahora

No hay más

Puedo inventarme mil historias de lo que sucederá mañana, pero serán solo historias tan irreales como las que me cuento cuando hablo de mi pasado y me engancho en recuerdos que creo recordar pero en realidad me invento, porque ninguna de las dos cosas existen, ni el pasado ni el futuro.

Solo presencia, solo conciencia, aquí y ahora, sentir mi respiración y contemplar extasiada este bosque delante de mí, su verdor,y el camino serpenteante entre la arboleda que me invita a adentrarme en él.

Árboles gigantescos me observan y me doy cuenta de lo pequeña que soy, de lo insignificante que soy en medio de la inmensidad de esta naturaleza, soy un puntito, una anécdota en el universo inmenso y sin embargo ocupo mi espacio, mi lugar en el mundo y contribuyo al equilibrio de ese todo del que formamos parte, soy esa gotita diminuta que es parte del océano y también soy todo el océano contenido en una sola gota.

Aquí y ahora, mientras sopla el viento y me empapa esta lluvia de primavera, me siento agradecida por sentir esa unión con todo y a la vez saber que soy nada, una nada ligera y feliz que respira tranquila y se siente plena, aquí y ahora.

Aquí y ahora

Aquí y ahora

No hay más

La vida improvisada

la vida improvisada

Esta tarde me sorprendo a mí misma sonriendo por dentro, cuando mi padre me pregunta sobre mis vacaciones del mes de agosto de 2015.

No sé lo que haré, ni donde estaré, ni siquiera si estaré…y sonrío porque no me importa lo más mínimo, estoy en paz, me siento plena y gran parte de esa plenitud está en que descubro la vida cada mañana como si fuera un tesoro, como el regalo que en realidad es.

Solo tengo el dia de hoy, el resto del tiempo es incierto y no sé lo que sucederá pero me da igual, me dejo mecer por el vaivén de la vida improvisada.

Atrás quedan los patrones antiguos, el control, el tener que tener todo atado, que gran mentira…si no controlamos absolutamente nada, esa planificación no es real, es solo un invento nuestro para no dejarnos vivir por la vida, que con su abrumadora presencia, de pronto un dia nos despoja de todo lo que somos, de todas esas falsas seguridades y planes encorsetados, para enseñarnos que la vida es solamente aquí y ahora.

A veces atisbamos esa certeza, pero luego se nos olvida y volvemos a enredarnos en futuros y pasados que no existen, para escapar de este presente que es el único momento en que algo puede tener algún sentido.

Que placer es mecerse al ritmo de lo que dicten los rayos del sol, sentir esa libertad de que todo puede suceder o no, y esa confianza de que todo lo que suceda estará bien.

Vida improvisada, me entrego a ti, y al hacerlo descubro que no es nada improvisado lo que sucede, es simplemente VIDA, y la disfruto aquí y ahora.

Vulnerable

 

DSCN2005

Mirarte a los ojos y que descubras que tengo miedo,

Deja escapar mis lágrimas delante de ti…

Decirte que no conozco todas las respuestas,

Hacer mil preguntas sin temor a parecer tonta,

Caminar de tu mano cuando me sienta perdida,

Pedirte que me abraces fuerte los días de lluvia,

Pedirte ayuda cuando necesite que me ayuden,

Pedir que me acompañes a brillar en los días de sol,

Pedirte que me arropes cuando sienta frío,

No tener que fingir nunca lo que no sienta,

Eso es para mí, ser vulnerable, y así quiero ser siempre…

Como esa niña de ojos brillantes que cuando enferma, abraza fuerte a su madre buscando su calor, sentirse a salvo, porque aún no ha aprendido (y ojalá no aprenda nunca) a ocultarse, a no mostrar su vulnerabilidad, su fragilidad.

No quiero corazas, sentirme sola cuando no lo estoy, hacerme la fuerte cuando no lo soy…quiero ser humana, frágil, temblar…y buscar el abrigo y consuelo de alguien exactamente igual que yo, igual de humano, frágil y vulnerable…..

Que fácil sería todo si no tuviéramos tanto miedo a mostrarnos….

El desapego

herramientas transformando

Hay que ver qué mala prensa tiene el desapego, la simple palabra ya nos suena mal, nos la han vendido como algo que de tenerlo nos convierte en algo así como seres deshumanizados sin sentimientos, a los que nada conmueve….

También para otros significa egoísmo, solo pensar en uno mismo.

Detrás de todo esto, aparte de la cultura del apego en la que vivimos está nuestro ego, ese niñito egoísta que todos llevamos dentro que nos dice que vamos a ser más felices cuanto más poseamos, cuantas más personas dependan de nosotros, cuanto más dependamos de otros.

La trampa del apego una vez más, consiste en pensar que desde fuera nos va a llegar lo que necesitamos para estar completos y plenos desde dentro.

Y en nombre del amor, de la familia, de la amistad…. entonces exigimos, sufrimos, condicionamos, y no dejamos crecer al otro porque nos encargamos de lo que no nos corresponde y a veces por el camino hasta nos olvidamos de lo nuestro.

Amar de verdad, es amar con total desapego, con ese estar presente pero a la vez ausente en la vida de los demás, sabiendo que el otro es completo y perfecto y que encontrará su camino, al igual que tú también lo encontrarás.

Es confiar en el otro, es no esperar que el otro sea lo que nosotros necesitamos que sea, es dejarle simplemente ser, y amarle y aceptarle sin más.

Es respetar sus espacios, sus lecciones, sus tiempos, es estar a su lado desde el silencio, amándole porque ya es completo, ya es perfecto, aunque haya días que a tí te parezca que tal vez brille menos.

El desapego, la lección más dura tal vez de aprender y a la vez la más hermosa, porque cuando amas a alguien incondicionalmente, es decir,de verdad, es cuando ves su verdadera luz, cuando no esperas nada a cambio y sin embargo sin saber cómo lo recibes TODO.

La desconexión

Bienvenido a la desconexión,

Desconexion

Un día, otro día, todo pasa muy deprisa, te acuestas, desayunas, trabajas, comes, trabajas, cenas, te acuestas, te levantas, prisas, despertador, discusiones, quejas, tráfico, estrés, 1 día, 2 días, nada cambia, algún día bueno, pasan los meses, tus hijos, no hay tiempo, los problemas, enfermas, te curas, algún dia bueno, pasan los años, pasa tu vida, te mueres, FIN.

Nacemos conectados al cielo y a la tierra, solo que con las prisas y sin las pausas, lo vamos olvidando, hasta que nuestro día a día se convierte solo en correr sin rumbo hacia ninguna parte, sin tener muy claro el para qué, la mayor parte de las veces sin más excusa que es lo que toca, corresponde o se espera de nosotros, y el peor de los casos la de no tener otra opción.

Nacemos conectados a cielo y tierra y esa conexión se va desdibujando, borrando hasta que un día creemos que ya no está, pero no es verdad….

Un instante de calma, un minuto de paz en mitad del ruido y volver a sentir que todo es perfecto, que todo está bien y que si no es así en ti está el poder de cambiarlo.

Pararse, detenerse a sentir como el viento te golpea en la cara y agradecer que esa sensación te hace sentir la vida con más intensidad, te devuelve al aquí y ahora.

Disfrutar con los días de lluvia, con esa humedad que envuelve el ambiente y que hace impracticables las ciudades y el tráfico, ver como se anega el asfalto, como aparecen riachuelos improvisados por las calles, detenerse, sonreír, e imaginar que te transportas a otro lugar.

Mirar a un desconocido a los ojos y adivinar en él un reflejo que te recuerda muy bien no sabes qué, pero que te hace sentir feliz.

Despertar cada mañana y mirar el cielo, y agradecer el privilegio de un nuevo día.

Un rayo de sol, dejar que acaricie tus mejillas en un día de invierno y te devuelva el calor que tanto anhelas.

Pasear por un parque y sentir como los árboles si pudieran saldrían de la tierra para abrazarte, para recordarte que son parte de ti, y tú de ellos.

Respirar profundo y agradecer ese mecanismo mágico que hace que vivas aunque tú te olvides de la vida a veces.

Y comprender que quieras o no, formas parte de los mágicos hilos con los que se teje cada amanecer y cada anochecer, que todos somos parte del todo.

Que hay miles y miles de estrellas que solo salen cada noche para que las contemples si es que te lo permites.

Bienvenido a la conexión…..si quieres….

¿A qué tienes miedo?

DSCN5662

¿A qué tienes miedo?

Tengo miedo a que me hagan daño…si te suena esta respuesta…sigue leyendo.

Tenemos miedo a que nos hagan daño, ya ves, que ironia y en cambio no nos da ningún miedo hacernos daño a nosotros mismos, porque ese daño es invisible, estamos tan acostumbrados a él que ni siquiera lo notamos, es un daño que pensamos que nos sale gratis, que no cuenta.

Para que los demás no nos hagan un supuesto daño, mejor me hago daño yo mismo, dejando de ser yo, de mostrar lo que quiero, de decir a quien amo que lo amo, digo no cuando quiero decir sí y viceversa, me olvido de mí, dejo de escucharme, de sentir, de permitirme, de soñar, de vivir en definitiva.

Es verdad, es mucho mejor machacarse uno mismo que dejar que otros lo hagan, porque si me abro al mundo y soy yo…los demás seguro que me hacen daño…lo de ahí fuera es un mundo hostil….o no?

Mejor me hago daño yo por anticipado, de ese que ya ni me entero…aunque mi alma lo note, aunque mi corazón llore en silencio y me suplique que pare….

Pero y si lo de ahí fuera no es tan malo,¿ y si resultase que alguna vez, solo alguna vez, permitirme salir y ser yo, tuviera como premio ser feliz? Puede que no sea la felicidad eterna, pero si pequeños instantes de esos que al final van tejiendo la vida y llenándola de luz.

Es verdad que tal vez alguien me haga daño….tal vez…pero por lo menos mi alma y mi corazón estarán intactos para poder hacer borrón y cuenta nueva y volver a salir a buscar el sol.

 

 

Libertad, plenitud, amor incondicional….

heartBubbles
Plena, libre, grande, completa…ese es el estado en el que vibra mi alma en este momento.

Y debajo de todo eso, la sensación de una inmensa gratitud por todo lo compartido y vivido.

He recibido un maravilloso regalo del universo y mi alma respira tranquila, se siente plena y desbordada de un amor tan puro y tan inmenso que jamás creí que pudiera existir.

Libre para decidir, para no tener que escoger entre nada y para poder elegirlo todo si ese fuera mi deseo.

Libre y plena por fin, mi alma se eleva por encima de mi cuerpo y solo siento plenitud, una alegría que recorre todo mi ser y reconozco en mí una mirada completa y serena, y la sensación de que estoy en paz.

Las aguas podrán volver a agitarse, el suelo podrá volver a abrirse bajo mis pies, pero sé que nunca jamás volveré a perderme porque ya he llegado a aquel lugar donde todo es paz y quietud, donde mi poder sigue intacto y a la vez regenerado.

Me siento bendecida y desbordada de amor y agradezco cada gesto, cada mirada , cada palabra y cada abrazo compartido.

Gracias universo por poner en mi camino estos regalos y permitir que fuera instrumento y a la vez por recibir tanto amor y tanta luz.

Gracias por vuestro amor, vuestro amor, me ha sostenido y me ha despertado.

Y a vosotros, que aun seguís incrédulos y os resistís a recibir las bendiciones y a leer los mensajes que el universo no deja de enviaros continuamente solo puedo deciros que sigáis vuestro corazón y el camino del amor, que venzáis el miedo a perderos, a dejaros llevar, porque el premio que recibiréis si os atrevéis a abrazar la vida en su plenitud será infinito.

Os dejo este regalo en forma de canción, Mirabai Ceiba Ocean of my dreams