Caminos de guerrera

caminos-guerrera

Hace tiempo tuvo que elegir entre vivir durmiendo o estar despierta

Eligió caminar despierta aun sabiendo que tarde o temprano descubriría el precio, le habían hablado de ese camino, del camino del fuego, del camino de la guerrera.

El camino del fuego no perdona, pues su alma lo gobierna y ha elegido ponerse al servicio del Universo, los regalos son infinitos y constantes pero el precio es que jamás puede conservar nada y sin embargo lo ama todo, lo que llega y lo que se va, con una intensidad que duele.

Duele amar cada instante y cada persona, cada respiración, cada rayo de sol, porque en ese lugar está conectada a todo,se sabe parte del Universo, pero a la vez está sola, sabe que mientras siga en esta tierra todo se desvanecerá, todo cada vez con mayor rapidez terminará convertido en cenizas.

Duele porque en cada alma a la que se asoma se redescubre a si misma de nuevo, porque como dicen los mayas el de enfrente es su otro yo.

Y ella sólo puede estar, ponerse en manos del universo y abrazarlo todo, mirar cada persona que llega a ella con ojos de niña, con la pureza de  un alma que ve todo con la inocencia de la primera vez, pero a la vez con la sabiduría de que nada permanece.

Presencia pura, sabiendo que el amanecer borrará todos los recuerdos y volverá al punto de partida cada amanecer.

La guerrera nunca se queda ningún lugar, ese es su destino, tocar todo y transformarlo con  su magia y seguir avanzando al siguiente punto, donde de nuevo el amanecer le recuerda que aunque quiera ser humana, hace tiempo que dejó de serlo.

 

Anuncios

La divinidad que hay en ti

P1040784

Hace solo tres días que he vuelto de ese lugar que llaman Tierra Santa,

Y es verdad que hay algo que no se puede describir en ese lugar si no has estado allí, es verdad que hay una magia y una luz que invade cada rincón, que te cala hasta los huesos y que te transforma para siempre, pero también hay sangre y dolor, de memorias y personas que siguen en un lugar que siendo santo nunca termina de encontrar la paz.

Tal vez ese sea el precio que debe pagar la humanidad por seguir eligiendo el camino del miedo y no el del amor, por seguir viendo en los otros a sus enemigos en vez de reconocerlos como sus hermanos con independencia de a quien pertenezca una tierra que nunca fue de nadie porque nos pertenece a todos.

No lo sé, no tengo las respuestas a esas preguntas que algunas veces todos nos hemos hecho alguna vez.

Solo sé, ahora más que nunca, que la divinidad está dentro de cada uno de nosotros, que una vez hubo un hombre que vino a esta tierra para tratar de enseñarnos eso, que no había que mirar más hacia fuera, que todos éramos seres divinos hijos de un mismo Dios, con independencia de como queramos llamarle y que el camino a recorrer, era el del amor hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Y han pasado siglos desde entonces y parece que no hemos aprendido nada, pero en lo más profundo de mí, sé que no es así, que algo está cambiando.

Cuando seamos capaces de conectar y reconocer la divinidad que habita en cada uno de nosotros todo será posible y no volveremos a perdernos nunca más.

Y todo lo demás ya no tendrá importancia, porque dará igual el lugar que habitemos, porque por fin habremos vuelto a casa.

 

El poder de la elección

eleccion

Siempre elegimos, siempre hay una parte, por pequeña que sea, que está en nosotros.

Hasta cuando otros eligen por nosotros está presente nuestra opción de aceptar o no, de elegir que vamos a hacer con lo que nos acaba de suceder.

Elegir te hace libre, eso lo aprendí hace no mucho tiempo.

Cuando algo se acaba, puedo elegir si soltar o si aunque haya terminado yo actuaré como si todavía lo tuviese, reteniendo con mis pensamientos y acciones lo que ya no existe.

Cuando alguien se nos va, puedo elegir si tras el dolor de echarle de menos está mi necesidad de retenerle conmigo para siempre o elijo honrar su recuerdo, guardarle en mi corazón y seguir adelante.

Cuando llega a mi vida una enfermedad, puedo elegir si esa enfermedad será una compañera de viaje que pondré a mi lado y que trataré de abandonar en una parte del camino o si esa enfermedad se convertirá en lo único que soy y marcará si o si mi destino.

Nos enseñan que tenemos que pasar la vida escogiendo y que el peso de esas elecciones es nuestro, las consecuencias, lo que vendrá después, pero no es en absoluto así….elegir nos hace libres, porque en el momento en el que hago mi elección el universo se pone en marcha y se vuelven a abrir infinitas posibilidades que mientras he permanecido indeciso, sin aceptar la situación o sin decidir qué hacer con ella, estaban detenidas, estancadas, esperando a que hiciera el siguiente movimiento.

No es realmente importante lo que elijas si no el hecho de elegir una dirección, de aceptar una situación.

Por qué la vida no es lo que te sucede, sino lo que eliges hacer con lo que te sucede.

Así que empieza a utilizar este maravilloso poder, el poder de la elección, porque tú eres el protagonista de tu propia historia no lo olvides nunca.

Hace tiempo….

imagesCA9FXHG2

Hace tiempo que vengo a susurrarte en sueños, que estoy bien, que soy feliz, que tengo paz.

Que aquí donde vivo ahora todo es luz, que sigo cerca de ti, pero desde otro lugar.

Hace tiempo que te acaricio en sueños, que te sonrío, que te digo que estoy bien y que tienes que dejarme marchar, que tienes que seguir tu vida, que tu vida no se acabó conmigo.

Hace tiempo que intento que te duela menos que no esté.

Pero tú no me ayudas, no me escuchas, no quieres dejarme marchar.

Pero yo ya me he ido, ya no estoy.

No voy a volver, al menos no, como tú quisieras….

Hace tanto sol fuera de esa oscuridad en la que vives, hay tanta luz en las pequeñas cosas de siempre, las que siguen ahí….hay todo un mundo que te espera ahí fuera.

Yo solo quiero que vivas, que seas feliz, que me lleves en el corazón, que te quedes con todo lo bonito que compartimos, que echarme de menos no te pese de más.

Por elegir vivir, ser feliz y avanzar…. no me vas a olvidar, no me vas a traicionar, no vas a hacer nada que yo no quisiera que hicieras, nada, que si tú te hubieras marchado, no querrías que hiciera yo.

Sé que duele, duele mucho….te veo llorar….pero pasará, tiene que pasar, soy yo el que me he marchado… era mi momento, aunque no lo entiendas, aunque nadie lo entienda….

Si hay algo que crees que no me dijiste, que no hiciste, que eso no te atormente, ahora puedo leer tu corazón, ya lo sé todo, aunque no me lo dijeras lo he entendido todo, lo bueno y lo malo, no queda nada pendiente, yo solo tengo paz.

Tú sigues teniendo el regalo maravilloso de la vida….tienes que aprovecharla, saborear cada instante, cada segundo, sentir como el sol calienta tu cara, tienes que dejar que te quieran, querer a los tuyos, seguir creciendo, aprendiendo, avanzando, curando, perdonando, tienes que vivir intensamente muchas experiencias nuevas, tantas cosas por hacer….para que un día…puedas contarme todas las maravillas que has vivido cuando nos reencontremos más allá del horizonte….

Esta noche volveré a susurrarte en sueños…. ¿esta vez me vas a escuchar?

Un año sin tí

angel9

Hoy hace un año que nos faltas, que me faltas, que te fuiste, que no estás, que echo de menos saberte, hablarte, contarte, que me cuentes, mimarte, que me mimes, abrazarte, que me abraces, compartir contigo mi camino, que me compartas el tuyo, los buenos y los malos momentos, reír a carcajadas contigo, llamarte, ilusionarme con tus proyectos, que te ilusiones con los míos,sentirte….

Pero ya no estás….

Hoy hace un año que sucedió lo imposible y desde el día siguiente vivo transformándolo, porque sé que es exactamente lo que tú habrías querido.

Tú nunca te rendías, buscabas siempre el lado bueno de las cosas, nuevos retos, te pasaste la vida perseverando y consiguiendo tus sueños, dando amor, regalando sonrisas….. ¿Cómo podría yo ahora honrar tu recuerdo si no fuera siguiendo hacia adelante?

Que difícil escribir esto, pero tengo que escribirlo, te lo debo a ti, a mí misma y a todos los que te quisimos y te seguiremos queriendo siempre.

En este año de honrarte, de mirar hacia adelante he aprendido muchas cosas, o tal vez tú me has hecho recordar algunas que ya sabía y que con frecuencia se me olvidan, se nos olvidan….que duro, sin embargo tener que aprenderlas así.

Tu muerte me ha enseñado que no puedes protegerte de las cosas malas, que esas vienen cuando menos te lo esperas y las tienes que gestionar quieras  o no, así que mejor vivir intensamente,  sin perder un minuto, sin lamentos por cosas que no lo merecen, disfrutar el momento, la vida, ser feliz cada dia, porque lo malo, si es que tiene que venir, ya vendrá y ya lo gestionaremos, pero mientras tanto para qué vivir a medias, con miedos.

Tu muerte me ha enseñado que hay que ser valiente y vivir la vida que quieres, no regalarle tu poder a nadie, apostar por ser feliz, por difícil que parezca el camino.

Tu muerte también me ha corroborado que la fuerza del amor es poderosísima….el legado de amor que has dejado tras de ti, ¡¡¡es abrumador!!!

Tengo amigos nuevos que no conocía, a los que nos ha unido nuestro amor por ti y las ganas de recordarte y honrarte.

Tu muerte me ha enseñado que no puedes planificar las cosas, controlarlo todo, porque como dicen por ahí, cuando crees que conoces todas las respuestas viene el universo y te cambia todas las preguntas.

Y que mientras estés vivo, por el tiempo que sea, por el espacio que sea, es una obligación ser feliz, y hacer felices a las personas a tu alrededor, tienes que vibrar, vivir, soñar, sin miedo, sin temor, lanzarte, dejarte llevar…porque de repente un dia….ya no estás.

Y también me ha enseñado que cuando pasa lo imposible, lo más brutal, lo más desgarrador es cuando sale no se sabe de dónde una fuerza y unos recursos de dentro de uno para curar, superar el dolor y seguir adelante.

Y por último me has enseñado, como quiero que me recuerden cuando me muera, sería maravilloso que me recordara alguien al menos, como todos te recordamos a ti, con una enorme sonrisa en los labios, porque tú eras más que nada una sonrisa y una alegría de vivir que nada ni nadie podrá borrar jamás de nuestros corazones.

Mil gracias por todo, por tanto amor como me diste, que inmenso privilegio formar parte de tu familia casi 20 años, en los que siempre fuiste para mí una hermana más.

Que maravilloso todo lo vivido contigo, eso nadie me lo podrá arrebatar jamás.

Desde el cielo, seguro que nos contemplas con tu inmensa sonrisa, y nos iluminas con tu luz, todos por aquí lo están haciendo increíblemente bien y tu princesa crece feliz.

Siempre estarás en mi corazón, en mi alma y en mis pensamientos.

Amar de verdad

 

images

Ganar o perder,

Si perdiste algo es porque alguna vez lo ganaste, porque alguna vez fue tuyo y lo disfrutaste, lo respiraste, lo saboreaste, lo viviste y si te duele perderlo es porque lo valorabas, pero tal vez ya había cumplido su función y era el momento de dejarlo marchar.

Que duro es dejar marchar las personas que amas, aun cuando en el fondo de tu alma sabes que ya no te pertenecen, que ya cumplieron su función, que te ayudaron a recorrer parte del camino, pero ya no te dejan crecer, avanzar…y en algunos casos tal vez que eres tú la que les estas limitando la que no les dejas crecer.

El mayor acto de amor que puedes tener por alguien, es dejarle marchar cuando ya no sumas a su lado, cuando la felicidad ya no es de dos, el mayor regalo que te puede hacer alguien que de verdad te ama es dejarte marchar, si ya no puedes recorrer tu camino junto a él.

Y que pocas veces, seamos honestos, amamos de verdad, de esa manera incondicional, no por interés, no por egoísmo, por protección, por seguridad, por buscar en otro lo que nos falta, no por lo que recibo del otro.

Y como desde un sentimiento que llamamos amor, pero que es interesado, retenemos, chantajeamos, y nos condenamos en plural a una infelicidad, un conformarse con vivir a medias, descubriendo que nos falta brillo en la mirada pero queriendo mirar para otro lado.

Qué difícil es mirarse a los ojos, con valentía y decirse, ya no existe esa magia, te amo pero te dejo libre, te dejo marchar, elijo ser feliz y que seas feliz…..y si la vida nos vuelve a reencontrar será maravilloso, pero si no es así, agradezco todo lo vivido, todo lo aprendido y no cambiaría ni una coma, ni un segundo de la historia que hemos escrito, pero aquí termina y empieza un camino nuevo.

Es difícil, pero no imposible, es duro pero no mortal, duele pero no mata…..y al final la pérdida, la superarás, echarás de menos a ese alguien que un dia lo fue todo, pero el amor seguirá intacto y multiplicado, porque a esa persona la querrás toda la vida, desde otro lugar, pero tu corazón seguirá rebosante de amor, de amor del bueno, para volver a amar.

Amar de verdad…. ¿lo intentamos?