La desconexión

Bienvenido a la desconexión,

Desconexion

Un día, otro día, todo pasa muy deprisa, te acuestas, desayunas, trabajas, comes, trabajas, cenas, te acuestas, te levantas, prisas, despertador, discusiones, quejas, tráfico, estrés, 1 día, 2 días, nada cambia, algún día bueno, pasan los meses, tus hijos, no hay tiempo, los problemas, enfermas, te curas, algún dia bueno, pasan los años, pasa tu vida, te mueres, FIN.

Nacemos conectados al cielo y a la tierra, solo que con las prisas y sin las pausas, lo vamos olvidando, hasta que nuestro día a día se convierte solo en correr sin rumbo hacia ninguna parte, sin tener muy claro el para qué, la mayor parte de las veces sin más excusa que es lo que toca, corresponde o se espera de nosotros, y el peor de los casos la de no tener otra opción.

Nacemos conectados a cielo y tierra y esa conexión se va desdibujando, borrando hasta que un día creemos que ya no está, pero no es verdad….

Un instante de calma, un minuto de paz en mitad del ruido y volver a sentir que todo es perfecto, que todo está bien y que si no es así en ti está el poder de cambiarlo.

Pararse, detenerse a sentir como el viento te golpea en la cara y agradecer que esa sensación te hace sentir la vida con más intensidad, te devuelve al aquí y ahora.

Disfrutar con los días de lluvia, con esa humedad que envuelve el ambiente y que hace impracticables las ciudades y el tráfico, ver como se anega el asfalto, como aparecen riachuelos improvisados por las calles, detenerse, sonreír, e imaginar que te transportas a otro lugar.

Mirar a un desconocido a los ojos y adivinar en él un reflejo que te recuerda muy bien no sabes qué, pero que te hace sentir feliz.

Despertar cada mañana y mirar el cielo, y agradecer el privilegio de un nuevo día.

Un rayo de sol, dejar que acaricie tus mejillas en un día de invierno y te devuelva el calor que tanto anhelas.

Pasear por un parque y sentir como los árboles si pudieran saldrían de la tierra para abrazarte, para recordarte que son parte de ti, y tú de ellos.

Respirar profundo y agradecer ese mecanismo mágico que hace que vivas aunque tú te olvides de la vida a veces.

Y comprender que quieras o no, formas parte de los mágicos hilos con los que se teje cada amanecer y cada anochecer, que todos somos parte del todo.

Que hay miles y miles de estrellas que solo salen cada noche para que las contemples si es que te lo permites.

Bienvenido a la conexión…..si quieres….

Anuncios

¿A qué tienes miedo?

DSCN5662

¿A qué tienes miedo?

Tengo miedo a que me hagan daño…si te suena esta respuesta…sigue leyendo.

Tenemos miedo a que nos hagan daño, ya ves, que ironia y en cambio no nos da ningún miedo hacernos daño a nosotros mismos, porque ese daño es invisible, estamos tan acostumbrados a él que ni siquiera lo notamos, es un daño que pensamos que nos sale gratis, que no cuenta.

Para que los demás no nos hagan un supuesto daño, mejor me hago daño yo mismo, dejando de ser yo, de mostrar lo que quiero, de decir a quien amo que lo amo, digo no cuando quiero decir sí y viceversa, me olvido de mí, dejo de escucharme, de sentir, de permitirme, de soñar, de vivir en definitiva.

Es verdad, es mucho mejor machacarse uno mismo que dejar que otros lo hagan, porque si me abro al mundo y soy yo…los demás seguro que me hacen daño…lo de ahí fuera es un mundo hostil….o no?

Mejor me hago daño yo por anticipado, de ese que ya ni me entero…aunque mi alma lo note, aunque mi corazón llore en silencio y me suplique que pare….

Pero y si lo de ahí fuera no es tan malo,¿ y si resultase que alguna vez, solo alguna vez, permitirme salir y ser yo, tuviera como premio ser feliz? Puede que no sea la felicidad eterna, pero si pequeños instantes de esos que al final van tejiendo la vida y llenándola de luz.

Es verdad que tal vez alguien me haga daño….tal vez…pero por lo menos mi alma y mi corazón estarán intactos para poder hacer borrón y cuenta nueva y volver a salir a buscar el sol.

 

 

Libertad, plenitud, amor incondicional….

heartBubbles
Plena, libre, grande, completa…ese es el estado en el que vibra mi alma en este momento.

Y debajo de todo eso, la sensación de una inmensa gratitud por todo lo compartido y vivido.

He recibido un maravilloso regalo del universo y mi alma respira tranquila, se siente plena y desbordada de un amor tan puro y tan inmenso que jamás creí que pudiera existir.

Libre para decidir, para no tener que escoger entre nada y para poder elegirlo todo si ese fuera mi deseo.

Libre y plena por fin, mi alma se eleva por encima de mi cuerpo y solo siento plenitud, una alegría que recorre todo mi ser y reconozco en mí una mirada completa y serena, y la sensación de que estoy en paz.

Las aguas podrán volver a agitarse, el suelo podrá volver a abrirse bajo mis pies, pero sé que nunca jamás volveré a perderme porque ya he llegado a aquel lugar donde todo es paz y quietud, donde mi poder sigue intacto y a la vez regenerado.

Me siento bendecida y desbordada de amor y agradezco cada gesto, cada mirada , cada palabra y cada abrazo compartido.

Gracias universo por poner en mi camino estos regalos y permitir que fuera instrumento y a la vez por recibir tanto amor y tanta luz.

Gracias por vuestro amor, vuestro amor, me ha sostenido y me ha despertado.

Y a vosotros, que aun seguís incrédulos y os resistís a recibir las bendiciones y a leer los mensajes que el universo no deja de enviaros continuamente solo puedo deciros que sigáis vuestro corazón y el camino del amor, que venzáis el miedo a perderos, a dejaros llevar, porque el premio que recibiréis si os atrevéis a abrazar la vida en su plenitud será infinito.

Os dejo este regalo en forma de canción, Mirabai Ceiba Ocean of my dreams

La divinidad que hay en ti

P1040784

Hace solo tres días que he vuelto de ese lugar que llaman Tierra Santa,

Y es verdad que hay algo que no se puede describir en ese lugar si no has estado allí, es verdad que hay una magia y una luz que invade cada rincón, que te cala hasta los huesos y que te transforma para siempre, pero también hay sangre y dolor, de memorias y personas que siguen en un lugar que siendo santo nunca termina de encontrar la paz.

Tal vez ese sea el precio que debe pagar la humanidad por seguir eligiendo el camino del miedo y no el del amor, por seguir viendo en los otros a sus enemigos en vez de reconocerlos como sus hermanos con independencia de a quien pertenezca una tierra que nunca fue de nadie porque nos pertenece a todos.

No lo sé, no tengo las respuestas a esas preguntas que algunas veces todos nos hemos hecho alguna vez.

Solo sé, ahora más que nunca, que la divinidad está dentro de cada uno de nosotros, que una vez hubo un hombre que vino a esta tierra para tratar de enseñarnos eso, que no había que mirar más hacia fuera, que todos éramos seres divinos hijos de un mismo Dios, con independencia de como queramos llamarle y que el camino a recorrer, era el del amor hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Y han pasado siglos desde entonces y parece que no hemos aprendido nada, pero en lo más profundo de mí, sé que no es así, que algo está cambiando.

Cuando seamos capaces de conectar y reconocer la divinidad que habita en cada uno de nosotros todo será posible y no volveremos a perdernos nunca más.

Y todo lo demás ya no tendrá importancia, porque dará igual el lugar que habitemos, porque por fin habremos vuelto a casa.

 

Tocar tu alma

viaje

Hoy he vuelto a hacerlo, sé que prometí que no lo haría nunca más, pero no he podido resistirme.

Hoy he vuelto a tocar tu alma.

La echaba tanto de menos….pero no se deja atrapar fácilmente.

Lo he sabido en cuanto mi corazón se ha desbordado y ha empezado a poner palabras en mis labios, no era yo la que te hablada, era mi corazón, desde el amor más incondicional y más puro, porque los dos sabemos que el otro, ya se fue hace mucho tiempo de nuestra vida.

Ojalá me dejaras entrar en tu alma más a menudo, podría empapar tus lágrimas, esas que sigues negándote a verter, esas que te van envenenando poco a poco…hasta que un día tal vez sea demasiado tarde.

A veces la vida nos reparte unas cartas que no quisiéramos haber tenido que jugar nunca, pero al final, todo, por duro que sea, termina por transformarse….ya sabes que nunca me canso de repetirte que al final todo termina por colocarse, que todo se arreglará, aunque no podamos cambiar el horror de algunas cosas ocurridas, lo verdaderamente importante es que vamos a hacer con las que aún podemos cambiar.

Sigo viendo tanto sol en tu alma, mi amor….es tan luminoso lo que ahí se esconde cuando dejas entrar, que es una verdadera lástima que tengas ese tesoro ahí guardado.

Gracias por dejarme tocar tu alma, y dejar que solo por un leve instante se acurrucara en mi pecho.

Espero que guardes el calor de mi abrazo, para todos los días de lluvia que quedan por llegar.

Sé que desde otro lugar voy a seguir cuidándote toda la vida, hay lazos que por mucho que uno quiera no se pueden deshacer.

Y ahora qué sé, que tu esencia sigue ahí, escondida, pero intacta, me retiro hasta que vuelvas a necesitar que traspase tu coraza con mi espada de luz.

Volver a casa

Bienvenido a casa

No voy a mentirte.

No te voy a decir que el camino de vuelta a casa es fácil, porque no lo es.

No voy a decirte que mirar hacia dentro es fácil porque no lo es.

No voy a prometerte que no va a dolerte.

No puedo decirte que no habrá días en los que sentirás que el cielo se te ha desplomado encima y llevas todo ese peso sobre tus hombros.

No te mentiré, te sentirás solo, tremendamente solo, sin nadie a tu lado que te comprenda, que te de la mano, sin nadie que te abrace en los días más grises.

Y querrás abandonar muchas veces….

Pero sí te digo, que de pronto un día….escuchas como un crujidito interno….…respiras hondo y sientes que tu corazón comienza a acelerarse, y notas como un aleteo ahí dentro que no sabes reconocer… y de repente, la luz del sol te parece distinta, miras al cielo y te parece descubrir su azul intenso por primera vez.

Y te ves distinto en el espejo, te respiras distinto, tu mirada es distinta y no sabes lo que ha cambiado, tus pensamientos se han detenido, ya no hay ruido, solo silencio y paz.

Te sientes ligero, con la sensación de que si quisieras…podrías volar…casi sientes unas alas invisibles en tu espalda desplegándose y sientes que te rodea un inmenso amor y una inmensa luz.

Y entonces, de pronto, sonríes y lo sabes….

Sabes, que por fin, estás en casa y, que no hacía falta buscar nada fuera….

Todo, absolutamente todo, estaba dentro de ti….solo había que mirar con otros ojos.

Bienvenido a casa.

Déjate a la voluntad del sol

file2591348110135

Este fin de semana ha sido muy especial en mi vida, y he recibido un regalo maravilloso en forma de un libro que recomiendo a todos:

“Mas alto que el aire” de Javier Expósito Lorenzo

El libro es bello de principio a fin y no me he podido resistir a compartiros un pasaje:

“Dejaté a la voluntad el sol”

“¿Alguna vez confiaste en ti mismo? Y no me digas claro, cuando conseguí esto, y esto, y luego esto otro…

No, no me digas eso. Te pregunto si alguna vez has confiado tanto en ti mismo que te has dejado. Sí, si te has dejado a la deriva, sin desear, en el punto justo donde las mareas no abruman, donde los vientos no soplan, y allí, como un bote de madera, te has rendido a las corrientes submarinas, aquellas que susurran conjuros de plancton sobre la madera de tus remos y, dormido, bajo el cielo estrellado, el bamboleo de las arrugas del mar te ha mecido alguna vez, ajeno a todo cuanto no fuera ese momento, chapoteo de peces al fondo y tu mirada perdida en el índigo al traspasar velos de luz y conectar con galaxias lejanas solo con mirar al alto.

Quien confía en si mismo no teme la caída de la noche, no teme lo que le traiga el dia siguiente, pues cuando el primer rayo de sol toque su cabello, sabrá cual es la voluntad del sol.”

Espero que lo hayáis disfrutado tanto como yo y que elijáis probar a dejaros a la voluntad del sol….

Los valientes

valentia

Estoy rodeada de valientes, no me canso de decirlo, no me canso de gritarlo.

Cada día me regala el inmenso privilegio de conocer y compartir mi vida con grandes transformadores de lo imposible.

Personas espectaculares que eligen dejar atrás lo que no les hace felices, transformar sus miedos en avances, en retos y sus situaciones de vida en posibilidades de algo mejor.

Personas que un día deciden dejarlo todo, reinventarse, apartar lo que les resta, quedarse con lo bueno, olvidar lo malo, perdonar lo que les hizo daño, despedir con amor lo que perdieron o lo que les impide avanzar.

Personas que abandonan lo que a los ojos de los demás es lo correcto, el camino trazado y que reemprenden el vuelo, que saltan al vacío con la confianza de que lo mejor está por llegar, de que la tormenta no durará para siempre.

Personas que eligen escucharse, vivir el camino del corazón, ser fieles a lo que sienten y a como quieren vivir.

Y no son en absoluto egoístas, como alguno podría pensar, son quizá las personas más generosas que puede haber, porque con sus elecciones permiten que también su entorno avance y crezca y que pueda haber cambios, porque se atreven a dar pasos que otros no pueden dar, a poner finales a historias que ya hace tiempo que ya no se escriben.

¡Cuántas lecciones maravillosas me regaláis cada día ,cuanto aprendo de vosotros y cuanta gratitud os debo!

Porque juntos vais tejiendo un mundo mejor, porque camináis hacia vuestros sueños y elegís ser felices pese a todo, porque enfrentáis la vida con valentía dando lo mejor de vosotros.

Y afortunadamente, no sois unos pocos, sois legión.

Infinitas gracias por llegar y estar en mi vida.

Y llegó ese día

red_coat

Llegó ese día, lo recuerdo bien.

Me dijiste que te ibas a morir y yo no te creí.

No pude creerte, porque dolía demasiado que me fueras a dejar sola.

Y llegó ese día, ese día en que ya no estabas….

Y no recuerdo apenas como pude seguir respirando, pero aquí sigo, aquí estoy….y aunque me duela reconocerlo estoy bien.

Conseguí transformar aquel dolor que me desgarraba en confeti de colores, poco a poco, a mi ritmo, sin dejarme llevar por los que me decían que ya te había llorado suficiente.

Me quedé con las sonrisas y las caricias compartidas, con los amaneceres de confidencias, con cuando me acompañabas a contemplar el mundo, con el calor que insuflabas en mi corazón, con la primavera que respiraba acurrucada en tu pecho.

No sé muy bien cómo pasó, pero de repente un día, el cielo me pareció de nuevo azul y me sorprendí devolviendo la sonrisa a un niño por la calle.

Y llegó ese día, supe que te había dejado marchar, que te había despedido por fin, aunque no olvidado.

El club de las personas extraordinarias

extraordinarias

He tenido el inmenso privilegio de conocer a muchas personas en mi vida, y creo que todas ellas eran o son extraordinarias, porque todos tenemos en nuestro interior esa fuerza y ese poder para transformarlo todo, resurgir, brillar….

Pero hoy, voy a mencionar unas cuantas.

Conocí a una bosnia en Sarajevo tras la guerra de los Balcanes, me contó que antes de la guerra su vida era normal, estudiaba en la universidad y tenía una carrera prometedora como profesora de economía, pero un día salió de la facultad y ya no regresó jamás….”he cambiado aquellos sueños por otros y agradezco estar viva y que mi familia esté bien, la guerra me robó aquellos sueños pero no mis ganas de vivir y de construir otros nuevos”

Conocí a una chica de 19 años en Cuba, enamoradísima de su novio, nieto de españoles que estaba arreglando papeles para poder venir a España, “le amo muchísimo y justo por eso le tengo que dejar marchar, tengo que dejar que viva esa oportunidad, no sé cuándo se marchará pero trato de ser feliz cada día, por el tiempo que sea”

Perdí a una de mis mejores amigas con 16 años, víctima de una leucemia que se la llevó entre un verano y otro, se quedó casi sin pelo, se lo rapó y se lo tiñó de platino y siempre recordaré aquella sonrisa permanente en su cara y sus ganas de vivir el tiempo que fuese intensamente, sin mirar atrás ni hacia adelante, solo viviendo el presente.

Uno de mis abuelos antes de morir estuvo ingresado en el hospital más de un mes, y tuve el enorme privilegio de acompañarle todas las tardes mientras se apagaba, una de las tardes me hizo un maravilloso regalo : “pienso, que yo ya he visto todas las cosas en este planeta, es verdad que no he salido casi de España, no he viajado mucho, pero he vivido mi vida tranquila y he hecho lo que tenía que hacer, y ahora vosotros vividlo todo y sed felices” me dijo con los ojos llenos de paz.

¿Cuánta gente extraordinaria hay a tu alrededor, que te demuestra cada día que es posible transformarlo todo, por imposible que sea?

Seguro, que si miras ahí dentro, tú también podrías ser parte del club de las personas extraordinarias, sí, ¿verdad?