El dios de las pequeñas cosas

Imagen

El poder de lo insignificante, de valorar un gesto, un intercambio de sonrisas, los abrazos, la palabra cálida de un desconocido, de perderse en una mirada que en un solo instante te lo dice todo.

Quiero mecerme en la luz del amanecer, que cuando abra los ojos medio adormilada, los rayos de ese sol que acaba de nacer me tejan una cuna de rayos dorados y me canten una nana, mientras agradezco que tengo un nuevo día por delante.

Quiero aspirar el olor del verde, del césped recién cortado y sentir como las diminutas gotitas de agua me mojan las plantas de los pies cuando camino sobre él.

Quiero caminar descalza sobre la arena de una playa sin fin, y dibujar círculos infinitos con los dedos de los pies, mientras siento como la arena se va calentando acariciada por el sol.

Quiero recordar cómo te enredabas en mi pelo y el sabor de aquellos besos tan dulces de madrugada.

Quiero releer una y otra vez todas esas viejas cartas que me escribiste cuando me querías, porque aunque ya no me quieras todo eso sigue en mí, esa historia que escribimos entre los dos aunque es pasado formará parte de mí para siempre.

Quiero ver todas las viejas fotos en las que están todas las personas que tanto amé y que me contemplan ahora desde las estrellas, esperando que algún día vuelva a reunirme con ellas.

Quiero recordar la playa perdida en la me sentí libre de nuevo mientras contemplaba aquella puesta de sol.

Quiero contemplar esa amapola que cada primavera vuelve a florecer salvaje y delicada en algún recóndito lugar para demostrarme que la belleza, está siempre ahí para mí cuando me permito descubrirla.

Quiero decirle a toda la gente que quiero que la quiero sin tener que esperar a que sea demasiado tarde.

Quiero perderme en el bosque, arropada por la magia de los árboles y sentir como la luz y la oscuridad juegan al escondite entre sus hojas.

Quiero cerrar los ojos y sentir toda la vida que hay en mí,respirar con el corazón, rebosar de amor, reconocer la divinidad que habita en mí, y sentir que en este instante me invaden una paz y felicidad absolutas.

Al margen de lo que pase en el instante siguiente, de lo que esté viviendo en este momento, de lo que me vaya a suceder, por este instante tengo el poder absoluto sobre mi vida, sobre el aquí y el ahora, y me permito sentir y ser inmensamente feliz, estoy en paz, soy luz, soy perfecta y nada más importa.

Y con ese poder y esa fuerza, sé que seré capaz de cualquier cosa.

¿Y tú? ¿Cómo te quieres sentir?¿qué es lo que quieres?

¿Quieres probar a ver y sentir tu dios particular de las pequeñas cosas? ¿O acaso la vida no está tejida justo de esos pequeños instantes y esas pequeñas cosas, que solo por unos instantes te hacen sentir maravillosamente conectado a la felicidad que habita en ti…..?

Recuerda que siempre puedes regresar a ese lugar donde habita tu dios de las pequeñas cosas, a coger fuerzas para afrontar lo que sea.

¿Pruebas y me lo cuentas?

Anuncios

Un pensamiento en “El dios de las pequeñas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s